CONGRESO DEL ESTADO APRUEBA PUNTO DE ACUERDO PROMOVIDO POR LA FRACCIÓN PARLAMENTARIA DEL PRI.

ESTAMOS EN CONTRA DE QUE LA REFORMA SE CONVIERTA SEA UN INSTRUMENTO DE PRÁCTICAS ANTIDEMOCRÁTICAS. DIP. MARÍA DEL ROSARIO SÁNCHEZ OLIVARES.

El Congreso del Estado de San Luis Potosí aprobó un punto de acuerdo
para exhortar al Senado de la República que rechace o en su caso
modifique sustancialmente, el proyecto de decreto que reforma y
adiciona diversa disposiciones de la Constitución Política Federal, que
envió la Cámara de diputados, en donde se pretende instituir la figura
de “Consulta para revocación de mandato para la figura de Presidente
de la República”. Y en el cual la votación de la consulta de revocación se
realizaría el mismo día de la jornada electoral federal en la que sólo se
elijan diputados federales.

La diputada María del Rosario Sánchez Olivares, a nombre de sus
compañeros legisladores del Grupo Parlamentario del PRI Héctor
Mauricio Ramírez Konishi, Laura Patricia Silva Celis, Martín Juárez
Córdova y Beatriz Eugenia Benavente Rodríguez, fue la encargada de
presentar el punto de acuerdo ante el pleno del Congreso del Estado.

En la exposición de motivos del punto de acuerdo aprobado se señala
que si bien parece la revocación de mandato es una figura que fortalece
la democracia y prevé que los ciudadanos sean un canal para tomar en
cuenta su opinión, estamos convencidos que no sea el Presidente quien
solicite la Revocación de Mandato, y sobre todo, que la consulta no se
haga el mismo día de la elección. Esta reforma, así como está planteada
tiene el propósito de influir en las próximas elecciones.

Estamos en contra de que la reforma en materia de Consulta Popular y
Revocación de Mandato sea un instrumento de prácticas                                  antidemocráticas, donde las instituciones funcionen como una
maquinaria propagandística. Rechazamos cualquier mecanismo que
pueda utilizarse de manera engañosa con fines proselitistas.

Estamos realmente comprometidos con el impulso a la democracia y la
construcción de leyes que garanticen el ejercicio de las libertades y los
derechos. En ese sentido, la consulta funcionaría como un pretexto para
que el Presidente pueda hacer una campaña electoral permanente,
promocionarse y hacer propaganda a su favor durante todo su periodo.

La influencia que tendría la consulta sobre las elecciones sería
determinante para los resultados de las elecciones constitucionales que
se celebran ese día.

Por ello, refrendamos el compromiso con la ciudadanía, y respaldamos
todas las decisiones que fortalezcan al régimen democrático y no se
subordinen a intereses partidistas, ni a proyectos personales de quien ya
ha sido electo.

Si el Presidente quiere una elección intermedia donde la pregunta
central sea si el Presidente continúa o no con su trabajo, le permitiría
hacer campaña defendiendo sus logros. Implicaría una intervención
directa del Presidente y del Poder Ejecutivo en una elección federal.

Si la figura de la revocación de mandato está en el programa del actual
gobierno, hagámosla bien. Si su objetivo no fuera manipular y polarizar
el proceso electoral del 2021, que incluirá 13 elecciones a gobernador,
podrían disipar esa crítica, simplemente haciendo la consulta de la
revocación seis meses después.

Argumentar que no se desea hacer en otro momento, que no sea el día
de la elección, para ahorrar dinero, es un argumento cínico.
Si el Presidente está en las boletas en la elección intermedia del 2021,
retrocederemos en democracia. Por fortuna, existe la posibilidad de que
el Senado frene o modifique esta reforma constitucional.

Se recordó que la revocación de mandato o referéndum revocatorio, es
un procedimiento por el cual los ciudadanos pueden cesar de su cargo
público a un funcionario, antes del término de su respectivo periodo,
mediante votación directa.